La propuesta curricular

 

Integra aprendizajes que promueven la articulación de escuela y comunidad.

Tomando en cuenta la comprensión del arte desde nuestra diversidad y partiendo de las experiencias recogidas de las diversas escuelas, identificamos como una de las características de esta área su rol integrador ya que permite el dialogo y el tratamiento conjunto de diferentes áreas curriculares. El arte se convierte en un dinamizador de los procesos pedagógicos porque permite ver la interdisciplinariedad, por ejemplo en el tejido: Aquí hay que aplicar matemática, hay que contar hilos, también hay que contar a qué dimensión hay que poner los cuadros. Contando más emplea matemática. (Gregorio Peña Huillca, tejedor Urubamba, Cusco).

En casi todas las prácticas artísticas intervienen capacidades de otras áreas tal como lo reconocen los estudiantes del Instituto Pedagógico Intercultural Bilingüe de Yarinacocha, Ucayali: Como pueblo requerimos hacer conocer la riqueza de nuestras culturas. (La Educación por el Arte) debiera ser un curso integrado en todas las áreas: lógico matemática, personal social, ciencia y ambiente. Es más significativo, dinámico, cómodo. Todo sería muerto y sin vida sin el arte. Entonces trabajar este área no solo implica desarrollar capacidades artísticas sino involucra por ejemplo capacidades sociales, comprensión de la histórica y geografía,  capacidades de comunicación oral y escrita, etc., que son parte de las otras áreas curriculares.

Además, el área posibilita la integración de la escuela y la comunidad promoviendo la participación activa de padres y madres de familia como artistas locales en los diferentes actividades artístico-culturales en la escuela, así como en proyectos de recuperación patrimonial. Este es un aspecto central de la propuesta pues desde un enfoque intercultural y participativo, se entiende la educación como el resultado de la intervención de todos los agentes educativos, y no solo del docente.

Fomenta el desarrollo integral del ser humano y su participación en la transformación sostenible del medio.

Partiendo de la Educación por el Arte como un área que integra aprendizajes, apuntamos a un desarrollo humano integral que favorezca la transformación sostenible de su entorno respetando y valorando la herencia cultural de los pueblos y su equilibrio ecológico. La propuesta de Educación por el Arte con enfoque Intercultural no sólo fomenta la reflexión y apreciación critica del entorno cultural y natural sino también promueve acciones que la cuidan y que ayudan a identificar las potencialidades que nos brinda nuestro medio con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas, como bien manifiesta Eulalia Padilla, artista de retablos de origen amazónico:

Yo creo que debemos de estar en este país tan maravilloso y dejar de decir, ¡Ay! no hay trabajo. Cada persona que tiene su labor y su trabajo, si lo hace con amor sale adelante, un ceramista, un tallador de madera y todas las artes que hay, por que todo es arte, debemos hacer con amor y con arte para que progrese este país

Este testimonio nos deja claro que el arte, en un país como el nuestro, está estrechamente vinculado con el trabajo, pero con una visión que va más allá de lo económico. Entender el trabajo como arte y amor, implica darle a la producción artística en la educación un sentido integral ya que este genera un desarrollo creativo, espiritual, personal y social.

Otra parte fundamental de la propuesta es el énfasis que le damos al valor cultural del patrimonio heredado de nuestros antepasados, así como del ambiente natural que permitió su desarrollo. Esto implica el desarrollo de capacidades artísticas asociadas a una conciencia de desarrollo sostenible, que consideren las expresiones estéticas, rituales, productivas y funcionales de cada comunidad.

Promueve actitudes y prácticas interculturales.

El arte en la escuela nos permite revelar y redescubrir nuestras potencialidades y las del entorno cultural y natural en que vivimos, iniciando de esta manera un proceso de fortalecimiento de nuestra identidad o identidades culturales. El conocimiento de la propia cultura es muy importante y constituye un primer pasó para promover actitudes interculturales en los niños y niñas, padres, madres de familia y en los docentes. En este sentido, para conocer a fondo nuestras raíces es imprescindible la recuperación de la memoria colectiva, la valoración de las prácticas artístico-culturales y patrimonio de nuestras comunidades así como el fortalecimiento de las lenguas originarias.

Luego, a través de la investigación de las manifestaciones artístico-culturales de otros pueblos nos aproximamos a sus formas de vida y de ver el mundo, estimulando en los niños y niñas la curiosidad e interés por conocer y aprender de otras culturas llegando luego a una valoración que permita aceptar las diferencias.

El aprendizaje intercultural no solo se limita a nuestros tiempos sino desde épocas precolombinas se ha practicado la interculturalidad, integrando en sus manifestaciones-artístico culturales elementos de otras culturas. De igual manera, aplicando la propuesta de Educación por el Arte con Enfoque Intercultural en nuestras escuelas, estaremos fomentando la exploración y conocimiento de formas, procesos técnicos y simbología de las manifestaciones artístico-culturales de otras culturas a nivel nacional y mundial. Así, podemos propiciar un intercambio cultural,  generando un interaprendizaje y buscando la complementariedad entre personas de diferentes lenguas y culturas. De esta manera, la interculturalidad, más que un concepto teórico, llega a ser parte de nuestras actitudes y prácticas, logrando que desde la escuela se viva el cariño por la diversidad cultural y natural, mejorando la convivencia.

Siguiendo estas tres características generales, la propuesta curricular de Educación por el Arte con enfoque intercultural:
  1. Toma en cuenta la diversidad de manifestaciones artístico-culturales propias del   Perú.

  2. Busca la participación activa y creativa de docentes, niños, niñas así como padres, madres de familia y artistas locales.

  3. Promueve el valor de los saberes propios, la cosmovisión, la producción y vivencia artística de la comunidad.

  4. Permite conocer y valorar a través del arte, la diversidad cultural del Perú.

  5. Valora la lengua materna y fortalece su aprendizaje.

  6. Tiene un lenguaje comprensible para el docente.

  7. Tiene orientaciones metodológicas prácticas y creativas para el desarrollo de aprendizajes que parten desde las diferentes realidades y contextos.

  8. Propone materiales didácticos interculturales y lúdicos para facilitar el trabajo en el aula.

  9. Busca que los niños participen y sean protagonistas de sus aprendizajes, desarrollen capacidades que fortalezcan su identidad cultural y  generen actitudes y practicas interculturales.

Propuesta